Blog - Aceros Levinson

Fallas comunes en tratamientos

Fallas más comunes en el tratamiento térmico (temple) en acero grado herramienta.

Probables Consecuencias

 Posibles Soluciones

Cuando calentamos un acero muy de prisa y no respetamos los tiempos que corresponden al tipo de acero y medida.

Se puede agrietar, rajar o resultar una dureza des-uniforme, además de tener una estructura en el grano des- uniforme.

Recocer completamente; templar lentamente y de manera uniforme.

 

Cuando un acero después de sacado del horno se enfría  en aceite en lugar de agua.

Nos dará una dureza muy baja, con una buena estructura en las orillas, pero con un centro muy blando.

Recocer completamente  y volver a templar, enfriando en agua (medio más brusco).

Cuando un acero es sacado de horno y enfriado en agua en lugar de aceite.

Material quebradizo, deformaciones, rajadas y una dureza muy alta, la dureza de la pieza es muy profunda.

Si el acero no se ha quebrado o fracturado, recocer y templar correctamente(al aceite).

Cuando un acero en el temple no alcanzo la temperatura (baja o insuficiente)

No va a levantar mucha dureza.

Tenemos que volver a recocer y templar correctamente a la temperatura que corresponda por el tipo de acero.

Cuando a un acero se le dio temperatura de más sin quemarlo.

Nos da un material quebradizo con fisuras o grietas, además de una dureza alta y un grano grueso.

 

Dar tratamiento para normalizar y volver a templar sin exceder la temperatura.

Cuando a un acero se le dio temple a una temperatura excesiva y resultó quemado  el acero.

Nos da una dureza baja, fundido con grietas y con grano grueso.

Este material ya no sirve, se va a la chatarra.

Cuando un acero no se maquina lo suficiente es un acero descarburizado.

Checamos la dureza superficial y es muy baja, sin embargo en el núcleo si cuenta con la dureza correcta y en la superficie tiene granos gruesos.

De preferencia rectificar para eliminar la superficie suave.

  • © 2018 Aceros Levinson