Blog - Aceros Levinson

Metales a altas temperaturas

El tipo de comportamiento que los metales presentan al someterlos a altas temperaturas dependen mucho de la duración del periodo de prueba, por lo cual ocurrirán cambios en el comportamiento del metal conforme transcurra el tiempo bajo la temperatura de trabajo.

 

En las pruebas de alta temperatura es necesario determinar la dependencia de la resistencia límite (ruptura) y resistencia a la cedencia (fluencia) respecto al tiempo de aplicación del esfuerzo.

 

Para esto se han diseñado pruebas para realizar estudios a alta temperatura, pero las más ampliamente usadas son:

 

  1. Pruebas de fluencia
  2. Pruebas de esfuerzo-ruptura
  3. Pruebas tensiles de tiempo corto

 

 

El objetivo de estas pruebas es monitorear el comportamiento de los materiales, así como visualizar su resistencia y vida útil.

 

Los términos “alta y baja” temperatura son completamente relativos respecto a nuestro propio medio natural. Lo que se considera alta temperatura para metales de bajo punto de fusión (como Estaño y Plomo) puede considerarse como baja temperatura para un metal de alto punto de fusión (como el Tungsteno).

Por ejemplo: aproximadamente 1000 °F puede ser la temperatura necesaria para re-cristalizar un Hierro después de trabajar en frío, pero el Estaño y el Plomo re-cristalizarían a temperatura ambiente.

 

Cuando existe variación en la temperatura a la cual están expuestas los metales se pueden presentar cambios en el comportamiento de éstos y pueden llegar a afectar su desempeño.

 

Es recomendable tener cuidado al usar un material a temperaturas diferentes a la del medio ambiente, ya que si se trabaja a ciertos rangos de temperatura podemos modificar la estructura interna del material y con ello disminuir la vida del material, o quizá debemos buscar otro tipo de material que tengas mejores condiciones de operación a esa temperatura y de esta manera obtener el resultado esperado.

  • © 2018 Aceros Levinson